5 December 2022

Consejos para un cuero cabelludo sano

Te explicamos porqué necesitamos un cuero cabelludo sano y te presentamos los mejores consejos profesionales para lograrlo.

El cuidado capilar comienza, necesariamente, por un cuero cabelludo sano, ya que es en su interior donde nace cada cabello. Sin embargo, muchas personas sufren problemas como irritación, caspa o grasa, que afectan al aspecto de sus melenas y condicionan su día a día.

El cuero cabelludo es la piel que recubre el cráneo y, en su interior (unos 4mm por debajo), es donde se encuentra el folículo piloso, la estructura en forma de bolsa en la que nacen, de promedio, 2,2 pelos.

En contra de lo que muchas veces pensamos, se trata de una zona frágil que debe lidiar con numerosos agentes que acaban afectando a su salud. Esto provoca que la mayoría de personas sufran, en algún momento u otro de sus vidas, problemas relacionados con el cuero cabelludo, como picor, grasa o caspa.

Un cuero cabelludo que no está sano también afecta al aspecto y la condición del resto de la melena, llegando incluso a provocar la caída, algo que suele mermar la autoestima de quienes lo padecen.

Por eso, el papel de los profesionales de la peluquería es clave para diagnosticar las necesidades del cuero cabelludo de sus clientes y recomendar los cuidados y tratamientos necesarios para recuperarlo y mantenerlo en buenas condiciones.

¿Por qué pierde su salud el cuero cabelludo?

El cuero cabelludo se somete a diario a factores externos e internos que afectan a su salud. Christian Ríos, director de Salón Christian Ríos Hair Couture, en Vilanova i la Geltrú (Barcelona), señala: “Como ocurre con la piel del rostro, el cuero cabelludo pasa la mayor parte del tiempo al descubierto, por lo que está en contacto con los agentes contaminantes del ambiente y los rayos UV. En este sentido, debemos tener claro que el cuero cabelludo también puede padecer quemaduras solares y hay que protegerlo. Otro factor que provoca que pierda la salud es que se suelen utilizar productos, herramientas y tratamientos demasiado agresivos, como coloraciones o herramientas de calor. Aquí es fundamental el asesoramiento profesional a la hora de recomendar los productos más adecuados y ofrecer consejos para el cuidado diario del cabello. Y, por supuesto, no debemos olvidar factores internos, como el estrés, que también influyen en el correcto equilibrio del cuero cabelludo.”

Los principales problemas a tratar

Algunos de los problemas más habituales son: la irritación, la caspa y la grasa. Como explica Belén Moreno, responsable del área de Peluquería de Antonio Eloy Escuela Profesional, en Málaga: “La irritación puede afectar a todo tipo de cabellos y suele traducirse en picor, enrojecimiento de la zona y, en ocasiones, descamación. En estos casos es importante utilizar productos que no contengan ingredientes irritantes y aplicar tratamientos que calmen la piel, rebajen la inflamación y devuelvan el equilibro. También debemos asegurarnos de que al cuero cabelludo no le falta hidratación. Cuando la descamación es excesiva, hablamos de caspay, en estos casos, debemos aplicar tratamientos específicos que permitan eliminarla de forma permanente. Otro problema habitual es la hiperseborrea, un exceso de producción de grasa. Para tratarla son muy útiles los tratamientos purificantes, pero también es importante el cuidado diario: el calor, por ejemplo, promueve la producción de grasa, por lo que hay que evitar el uso de agua muy caliente y el abuso de herramientas térmicas.”

Algunos tips profesionales para mantenerlo sano

Más allá de aplicar los tratamientos adecuados cuando existe un problema concreto, es necesario proporcionar al cuero cabelludo cuidados constantes, para garantizar que esté siempre en perfectas condiciones, al igual que el resto de la melena. Marta Cid, directora de Wapa’m Cosalon, en Barcelona, recomienda “decantarse, siempre que se pueda, por productos naturales, que son más respetuosos con la piel del cuero cabelludo. También es importante cepillar a diario el cabello, un gesto sencillo que ayuda a eliminar las células muertas, activa la microcirculación y oxigena el cabello. Puntualmente, también se puede realizar una exfoliación suave para acabar de eliminar las impurezas que hayan podido quedar enganchadas en el cuero cabelludo, pero siempre con productos específicos para esta zona. Esto es especialmente recomendable como paso previo a la realización de un tratamiento capilar, para asegurarnos de que este pueda penetrar correctamente.” ​

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a la Newsletter

Inscríbete y sigue las últimas noticias al día

Busca

35,147FansMe gusta
273,116SeguidoresSeguir
7,583SeguidoresSeguir
2,734SeguidoresSeguir