5 December 2022

Takara Belmont: éxito mundial contra viento y marea

En 1921 en Japón, un joven ambicioso con una visión adquirió una fundición: este fue el nacimiento de Takara Belmont. ¡El resto es historia!

Takara Belmont, en los últimos cien años, se ha convertido en un éxito mundial contra viento y marea. De hecho, a principios del siglo XX, en Japón, un adolescente llamado Hidenobu Yoshikawa se convirtió en aprendiz en una fundición. El arte de fundir le atrajo de inmediato. “Puedes hacer libremente cualquier forma que quieras”, se dio cuenta. Más importante aún, decidió: “¡Creo que puedo hacerlo yo mismo!“. Entonces, en 1921, Hidenobu adquirió una fundición que estaba en dificultades financieras. Así nació Takara Belmont en Osaka, donde todavía se encuentra la fábrica actual. En el momento de su fundación, la empresa producía tapas de registro, rejillas y otras piezas de hierro fundido. Pero la visión de Hidenobu estaba puesta en fabricar algo más integral e interesante.

Uno de los productos principales de la empresa eran las piezas fundidas para su uso en sillones de barbero. La demanda de estas piezas por sí solas siguió aumentando constantemente, por lo que el siguiente paso lógico era comenzar a producir sillones terminados en lugar de solo piezas. Sin embargo, en ese momento, solo en Osaka había 17 fabricantes de sillones de barbero. Esto significaba que habría una competencia despiadada. ¡Pero Yoshikawa estuvo a la altura del desafío!

EL NACIMIENTO DEL SILLÓN DE EBISU

El momento no podría haber sido más perfecto. La competencia era feroz y, de hecho, a menudo se rechazaba a los nuevos fabricantes. Por lo tanto, el 10 de enero de 1932, con el fin de aumentar el reconocimiento de la marca, Yoshikawa dispuso sillones de barbero a lo largo de la ruta del festival del Santuario Imamiya Ebisu (Osaka). “Toka Ebisu” es un festival que se celebra el 10 de Año Nuevo (enero) de cada año en veneración a Ebisu, uno de los “Siete Dioses de la Fortuna”. Es venerado como el dios de la empresa próspera. Muchos de los participantes en la procesión, algunos de los cuales también eran barberos, se sorprendieron al ver los sillones de barbero y se alegraron de tener la oportunidad de probarlos de primera mano. Además, la asociación con Ebisu también traería prosperidad al dueño de la barbería.

ENTRADA EN EL MERCADO ESTADOUNIDENSE

Con el final de la guerra en 1945, Takara Belmont logró reiniciar la fabricación antes que otras empresas durante la reconstrucción de la posguerra. Con el auge económico que se inició alrededor de 1950, la empresa pudo expandir sus canales de venta de manera constante. Faltaban décadas para la globalización, pero se hizo evidente que había oportunidades excepcionales en los mercados extranjeros.

Los productos de calidad siempre tienen demanda en todo el mundo, independientemente del país, el idioma y la tradición. En ese momento, Estados Unidos era el consumidor más grande del mundo y, por lo tanto, un mercado potencialmente fuerte. Se decidió intentar romper el hielo exhibiendo 24 sillones de barbero en la Feria Internacional de Seattle en 1955. Aunque la calidad era inferior a la de los productos locales, se vendieron todos. Animado por este éxito inicial, solo un año después, el fundador estableció una subsidiaria local: “Takara Company New York” en la Quinta Avenida de Nueva York. La empresa tenía su proverbial “pie en la puerta”. Pero fue un desafío abrumador. En ese momento, el mercado de las barberías en los Estados Unidos estaba controlado por dos grandes fabricantes, lo que dificultaba enormemente la penetración.

INGENIO Y DETERMINACIÓN

Fue un comienzo difícil. Hubo muchos problemas con los sillones que ya se habían instalado, incluidos defectos debido a la tecnología de fabricación. Además, los clientes se quejaron de la decoloración de los asientos de cuero. El personal de servicio de Takara Belmont visitó rápidamente estos salones, armado solo con su entusiasmo y disposición para resolver diligentemente todos y cada uno de los problemas que se presentaban. Pero lo más importante, todos ellos se empeñaron en transformar cada fracaso en una oportunidad de mejora.

De hecho, la atención se centró en rediseñar la estructura y esforzarse por encontrar materiales de cuero de mejor calidad. Gradualmente, la reputación de la calidad de Takara Belmont creció con el lanzamiento de cada nuevo modelo. Posteriormente, en 1969, la compañía adquirió Koken Inc. (actualmente Koken Manufacturing Co., Inc.), uno de los dos principales fabricantes de productos dentales y de belleza en los Estados Unidos.

TAKARA BELMONT: PIONERO DE LA GLOBALIZACIÓN

Mr. Hidetaka Yoshikawa, Takara Belmont Presidente & CEO

Cada año que hemos estado en el negocio” –observa Hidetaka Yoshikawa, CEO y Presidente de Takara Belmont– “nuestro objetivo es reconocer, reflejar y mejorar nuestros productos, tecnología y técnicas de fabricación. Intentamos innovar para satisfacer las necesidades y deseos actuales, así como anticiparnos a las demandas futuras de nuestros clientes”.

Hidetaka Yoshikawa continúa: “La forma actual de la empresa, que habría sido inimaginable cuando se fundó, es el resultado de nuestra determinación para superar numerosos desafíos. Durante los últimos 100 años, nos hemos embarcado en varios proyectos empresariales. Hoy seguimos valorando nuestro espíritu competitivo y pionero. Estamos comprometidos a seguir siendo una empresa líder en el mercado global”.

La tradición de Takara Belmont de compromiso continuo con la innovación continúa. Sigue este espacio para obtener más información sobre la evolución de Takara Belmont a lo largo de sus cien años de historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a la Newsletter

Inscríbete y sigue las últimas noticias al día

Busca

35,147FansMe gusta
273,116SeguidoresSeguir
7,583SeguidoresSeguir
2,734SeguidoresSeguir