27 June 2022

Alexis Continente, peluquero de ‘House of Gucci’

Hablamos con Alexis Continente, el peluquero barcelonés responsable del icónico look de Adam Driver/Maurizio Gucci en ‘House of Gucci’.

Adam Driver, Lady Gaga, Jared Leto, Al Pacino, Jeremy Irons… los looks de la película ‘House of Gucci’, dirigida por el legendario Ridley Scott, están en boca de todo el mundo y son de absoluta tendencia. En Estetica hemos tenido la oportunidad de hablar con el peluquero Alexis Continente, quien regenta el salón Conti en la calle París de Barcelona junto a su hermana Miriam, y que recreó los cabellos de Maurizio Gucci (Adam Driver), principal protagonista del film, elemento clave para entender la evolución del personaje a través de los años.

Alexis, primero de todo. ¿cómo es trabajar con una leyenda del cine como Ridley Scott?
He tenido la suerte de hacer cuatro películas con él y te puedo decir que es un auténtico dios del cine. Cuando lo ves dirigir como él dirige a un equipo de 500 personas que están detrás de cámara a través de la radio, te quedas fascinado. Me quedo con su descomunal energía positiva y su forma de trabajar, motivador pero a la vez duro y directo a la hora de decir las cosas. Le gusta ir al grano, así que no puedes hacerle perder el tiempo. Si tienes acceso a él porque estás haciendo un personaje principal como yo hacía en ‘House of Gucci’ tienes que ser muy directo: como es una persona muy visual, yo me imprimía mis ‘mood boards’, le preguntaba si tenía un segundo y le presentaba las opciones que había pensado para el cabello de Maurizio Gucci, me preguntaba por qué hacía esto o lo otro, yo se las argumentaba y él escogía una de las opciones. Así, haciendo las cosas fáciles, estás en su equipo.”

Imagino que son retos diferentes hacer un personaje del que hay pocas referencias como el Jacques Le Gris de ‘El último duelo’ –también de Ridley Scott– o el Maurizio Gucci de ‘House of Gucci’, del que hay abundante documentación gráfica.
Sí, claro. En todos los casos hay que hacer una investigación previa. Le Gris, el personaje de Adam Driver en ‘El último duelo’, existió realmente pero no hay referencias, ya que vivió en la Francia del siglo XIV. Así que llevamos a cabo una búsqueda en museos, en libros de historia, incluso vinieron profesores universitarios a darnos lecciones de este periodo para entenderlo mejor. En el caso de Adam, analizamos dónde el director quería ir, cómo se sentía él a gusto y qué tipo de looks se llevaban en la época, trazamos la imagen del personaje: empezaba con el cabello más corto, que era como lo llevaban cuando eran soldados, y cuando se convertían en caballeros, tendían a dejarse los cabellos más largos. Esa evolución es la que se refleja también en la película.

¿Cómo encaras el proceso de creación de un look tan icónico como el de Maurizio Gucci?
En el caso de Maurizio Gucci, hablamos de la evolución de un personaje a través de los 70, 80 y 90, que además ocupó las portadas de todas las revistas de la época. Así que evidentemente nos basamos en referencias reales pero también tengo que decir que hubo una decisión técnica del director y del actor que es: ‘¿Cuánto te quieres parecer al personaje real?’ Es un proceso complejo, ya que hoy en día con la tecnología de prostéticos y de efectos visuales se podría crear un Maurizio Gucci prácticamente gemelo… pero luego hay un proceso técnico detrás que son horas de aplicación y que eso también se debe tener en cuenta, ya que en el caso de Adam Driver, que es el protagonista del film, rodaba prácticamente todos los días durante cuatro meses. Así que como podéis ver en la película, se decidió en los primeros meetings que debería tener un look muy parecido al de Maurizio, pero sin ser una réplica exacta de él.

¿Cuántas horas de trabajo diarias tomaba la caracterización del personaje?
Para Adam creamos ocho pelucas distintas, cosidas a mano, recreando los diferentes peinados de Maurizio Gucci a través de los años. En total, entre peluquería y maquillaje, eran unas tres horas de trabajo cada día: por la mañana dos horas de caracterización y por la tarde prácticamente una hora más para retirárselo todo. Aunque si miras por ejemplo el look del personaje de Jared Leto, que interpreta a Paolo Gucci, y que llevaban a cabo mis compañeros, estamos hablando de que por la mañana se pasaba cuatro horas en la silla.

El look de Maurizio Gucci que has recreado para ‘House of Gucci’ se ha convertido en un estilo de tendencia que está recibiendo elogios en todo el mundo y, además, es clave para entender la evolución del personaje.
Sí, esa era la idea. El look que lleva Adam al principio representa aquella época de los 70, con una media melena de cabellos morenos más ‘silky’, cubriéndole las orejas, como del niño bueno que estaba estudiando derecho. Luego se va a New York, se corta el pelo y lleva una raya muy marcada, tipo businessman, con un poco de melenilla por detrás, que representa ese toque de los 80. Y al final, vuelve a pasar otro proceso, cuando deja a su mujer y vuelve a sus orígenes, con un look de nuevo más relajado, con los cabellos un poco más largos y algunas canas y mechas claras, debido a las vacaciones constantes que vivía en su barco.

¿Cómo valoras la experiencia de trabajar en ‘House of Gucci’ y de la repercusión que está teniendo la película?
Estoy muy contento y orgulloso del resultado final. Poder rodar otra vez con Ridley y con la cantidad de increíbles actores que había allí fue algo maravilloso: Jeremy Irons, Al Pacino, Lady Gaga, Adam Driver, Jared Leto, Salma Hayek… Fue un trabajo muy duro porque eran muchas horas de trabajo al día, pero muy divertido a la vez. A Ridley le encanta rodar en localizaciones reales, y fue increíble poder filmar en lugares como el Vaticano, el Palacio de Justicia y otros lugares emblemáticos de Roma, donde siempre estaba lleno de paparazzis esperando ver a Gaga y a Adam. Fue una experiencia extraordinaria que disfruté muchísimo.”

Y ahora, ¿qué es lo siguiente después de ‘House of Gucci’?
Tras terminar ‘House of Gucci’, Adam me preguntó si quería seguir con él en su siguiente proyecto y allí que me fui. Hemos estado rodando su nueva película seis meses en Cleveland (USA) y el año que viene se estrenará en Netflix. Por lo demás, me gusta mucho viajar, conocer nuevas culturas y me encantaría seguir trabajando una buena temporada en el mundo del cine, especialmente con Adam, que me gusta mucho como actor y al que también aprecio personalmente. ¿Proyectos confirmados? Hay algunas cosas, sí, pero de momento no puedo hablar de ello… ¡Ya os contaré! (Risas)

Alexis Continente en la alfombra roja de la premiere de ‘House of Gucci’ en Londres.

Alexis Continente nació y creció en Sant Boi de Llobregat. Su padre quería que fuera ingeniero pero él decidió seguir los pasos de su madre, peluquera. Estudió la profesión en la escuela de Miguel Griñó y muy pronto se puso a trabajar. A los 20 abrió su primer salón y le fue bien: tuvo éxito, tenía 5 trabajadores y la pelu llena, ganaba dinero. Pasaron 6 años y Alexis decidió parar. Cada día entraba a las 8 de la mañana y no salía hasta pasadas las 10 de la noche. No tenía vida. Sin embargo, trabajar tantas horas y tan intensamente le fue bien: se habituó a un ritmo y una disciplina de trabajo que le han seguido acompañando hasta el día de hoy. Pero en aquel entonces sentía que quería hacer algo diferente.

Siempre he sido un culo inquieto. Así que traspasé el negocio a uno de mis trabajadores y no recuerdo cómo ni porqué, acabé trabajando como técnico para una empresa de cosméticos”, nos cuenta Alexis. Aquella empresa era Erayba Cosmetics y, de su mano, conoció a fondo el mundo de la fabricación y distribución de productos profesionales y le dio la oportunidad de viajar, sobre todo por Europa del Este y Oriente Medio, donde llevaba a cabo shows y demostraciones. “Conocer otras culturas gracias a mi trabajo fue algo increíble… aunque mi inglés fuera prácticamente nulo y necesitara de traductor cuando estaba en el escenario”, recuerda Continente. Aquello le hizo darse cuenta de que si quería moverse por el mundo como profesional de la peluquería sin estar limitado necesitaba aprender bien el inglés.

Ni corto ni perezoso, dejó su trabajo de nuevo y se propuso volver a empezar de cero… tenía 30 años. A una edad en que algunos empiezan a renunciar a sus sueños a cambio de una vida estable y tranquila, Alexis hizo las maletas y se fue a Londres con una mano delante y otra detrás. “La gente se va a Inglaterra con 18 o con 20… yo lo hice todo al revés, pero creo que la fórmula me funcionó: si no hubiera dirigido antes un salón, no hubiera tenido la disciplina, la dedicación y la capacidad de trabajo que exige triunfar en Londres”, se sincera Alexis. Lo cierto es que no conocía a nadie y las pasó canutas hasta que no empezó a familiarizarse con el idioma y, finalmente, conseguir un trabajo en un buen salón. “Londres es una ciudad donde es difícil adaptarse al principio, pero si eres ágil y trabajas duro, Londres te devolverá todo lo que das… por eso no te puedes rendir”. La suerte cambió para Alexis el día que empezó a trabajar en Mie Mani, un salón regentado por peluqueros de origen italiano en el bullicioso barrio de Shoreditch. “Ellos habían sufrido lo mismo que yo al llegar a Londres, así que me ayudaron y, al mismo tiempo, pude aprender de su experiencia”, relata Continente, quien rememora que antes de acudir al salón, asistía cada mañana dos horas a una academia para mejorar su inglés.

Además de seguir vinculado al mundo del cine, Alexis Continente dirige el salón Conti en Barcelona desde hace 6 años, donde además imparte su propio método de enseñanza, Conti Hair Method.

¿En qué momento entras en contacto con el mundo del cine?
Fue en 2012, llevaba ya ocho meses en Mie Mani. El propietario de la peluquería tenía un amigo que peinaba al actor Chris Hemsworth y de vez en cuando traía al salón a los dobles de Chris para que sus cabellos fueran iguales que los del actor en la película en cuestión. Este peluquero, Luca Vannella, ya conocía cómo trabajaba y empezó a pedirme que hiciera los cabellos de los dobles o que cortara una peluca para que la dejara igual a la que llevaba el actor protagonista. Un buen día el propio Chris Hemsworth vino al salón. En aquel momento estaba rodando ‘Blancanieves y la leyenda del cazador’, llevaba el pelo moreno, con extensiones en la parte de atrás y Luca me pidió que lo ayudara a arreglarle el cabello. Terminado el trabajo me lancé: ‘Yo quiero ir a los estudios a probar’, le dije a mi amigo. Al principio me dijo que no, que se trataba de un tipo de trabajo muy diferente, que las pelucas son HD y que hay que estar muy especializado… Pero pasó el tiempo y yo seguía con la idea de trabajar en el cine. La siguiente película que Chris rodó en Londres fue ‘Thor: el mundo oscuro’ y en aquel momento volví a insistirle. Me dijo que si quería probar, pues que adelante, pero que no podía prometerme nada. Y así fue como dejé mi trabajo en el salón y me fui a trabajar –en un principio, gratis– a los estudios Pinewood en Buckinghamshire.”

¿Gratis? Caramba, eso sí que es creer en uno mismo…
Pues sí, así fue al principio. Los estudios están lejos de Londres, así que me levantaba a las seis para coger el tren y estar allí a las 8 de la mañana. Esto en la fase de preparación del film, porque ya cuando se empieza a rodar, el actor puede estar allí a las cinco de la mañana… así que imagínate: cuando ya cobré mi primera paga, decidí comprarme un coche de segunda mano para poder ir a los estudios a las cuatro de la mañana, para estar preparado cuando llegaran los actores. Era un Golf que debía tener unos 15 años y recuerdo que cuando llovía, al asiento del conductor le entraba agua… (Risas). Cuando se empezó a rodar con los actores, mi jefe Luca me dijo que contaba conmigo para seguir ayudándole, pero que ya no podía llamarme todos los días, ya que iban a estar ocupados en el set. Y yo pensé en mi cabeza: ‘Con lo que me ha costado llegar aquí, estos ahora no me echan…’ Así que decidí presentarme igualmente a ayudar. Y les dije: ‘Mira, si vosotros solo me podéis pagar dos días, pues me pagáis solo dos… pero yo voy a venir los cinco días de la semana a ayudar’. Y así fue como metí la cabeza y ya no la saqué, hice la película completa y hasta pusieron mi nombre en los créditos.

¿Recuerdas un momento en el que digas: ‘aquí cambió mi vida’?
Pues sí. En esta misma película actuaba Natalie Portman y dio la casualidad de que su madre estaba en el set y que necesitaba hacerse el color antes de volar a Los Angeles para asistir a un evento benéfico. Como no tenía tiempo de ir a un salón y la gente del cine normalmente no hace color, mi jefe Luca me preguntó si quería hacérselo yo: ‘Eso sí, no la cagues’, me advirtió. Total, que le hice el color en uno de los tráilers aparcados en el ‘base camp’. ‘Yo creo que está contenta’, le dije a mi jefe. Al cabo de dos días, Luca me llamó de nuevo y me dijo que la señora había quedado tan satisfecha que quería que le diera la fórmula para que pudiera pedir el mismo color en Los Angeles. Para mí eso ya fue un gran éxito… pero pasaron dos días más, y el jefe me volvió a llamar: ‘Ven, que es urgente’. Llego y me dice: ‘Prepárate, que en dos horas Natalie me ha pedido que le hagas el color’. Y digo… ¿cómo? Pues allí que fui y empecé a teñirla en el tráiler donde también se estaba peinando Chris Hemsworth. Natalie se fue muy contenta y, cuando acabé, Chris le preguntó a mi jefe si también podía hacerle el color a él y así no tendría que ir al salón a Londres. Y así fue como pasé de trabajar en una peluquería de Shoreditch a, en dos meses, trabajar en el mundo del cine y tener en mis manos los cabellos de Natalie Portman y Chris Hemsworth.

Dicho así parece fácil… pero no lo es en absoluto.
Así es. Tú piensa que el mundo del cine es un universo muy cerrado, donde poder entrar es realmente dificilísimo… y poder tocar los cabellos de actores tan conocidos ya no te cuento. Yo le tengo que agradecer mucho a mi amigo Luca Vannella por la confianza y por la oportunidad que me dio. A partir de ahí, seguí trabajando con figurantes, familiarizándome cada vez más con el trabajo con pelucas… y también continué haciéndole el color tanto a Chris como a Natalie a lo largo del rodaje. Así que sí, puedo decir que ‘Thor: el mundo oscuro’ me cambió la vida.

¿Y después?
Luego acabó la película y me quedé en shock… (Risas) Todo terminó, me quedé sin trabajo y tuve que dar un paso atrás. Pero mi currículum ya no era el mismo: ya podía decir que había hecho el color de Chris o las pelucas y el color personal de Natalie. Eso ya se trata de un comodín importante. Recuerdo que llegó ‘Exodus: dioses y reyes’, que fue mi segunda gran película, con Ridley Scott, y ahí ya me dieron una posición de junior, con contrato fijo toda la película. Yo estaba en el tráiler con Christian Bale, con Sigourney Weaver, con Aaron Paul… era como un sueño. Estaba María Valverde, que era la mujer de Christian Bale en el film, y que fue la primera gran actriz de la que cuidé su imagen a diario durante toda la película. A partir de ahí fue gracias al boca a oreja: fui mejorando cada vez más en el tema pelucas HD y posticería, y tuve la oportunidad de trabajar en ‘Mamma Mia! Una y otra vez’, ‘Asesinato en el Orient Express’ con Penélope Cruz, ‘La momia’, ‘Transformers: el último caballero’… y en televisión, series como ‘Gomorra’ y ‘Penny Dreadful’, por la que estuve nominado a los premios Emmy.

Después del éxito de ‘House of Gucci’, la carrera de Alexis Continente ha entrado definitivamente en una nueva dimensión… ¡le seguiremos de cerca!

Alexis Continente en su salón de Barcelona, junto a algunas de sus recuerdos en el mundo del cine, incluida su nominación a los Premios Emmy 2017.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a la Newsletter

Inscríbete y sigue las últimas noticias al día

Busca

35,147FansMe gusta
273,116SeguidoresSeguir
7,310SeguidoresSeguir
2,742SeguidoresSeguir