27 November 2021

Corte a capas: para qué, para quién

El corte a capas está de moda, pero más allá de las tendencias, es un recurso perfecto para favorecer nuestro rostro.

Por eso, antes de decidirte por un corte a capas, es importante que el profesional de la peluquería estudie cuál es el capeado que va a sacar mejor partido a cada look.

Creando pelazo

Las capas aportan movimiento y densidad, pero si además las sabemos llevar donde las necesitamos, más que una tendencia es un acierto. “Si tienes poco pelo, las capas consiguen añadir textura y la melena parece más llena y elástica. Si, además, lo tienes fino, las capas deben ser más largas, ya que si se superponen solo conseguiremos el efecto contrario, que se vea escaso y más fino. En el caso, de una melena muy lacia y larga, lo recomendable es aplicar las capas a partir del mentón y mejor si también la ondulamos”, explica Raquel Saiz de Salón Blue by Raquel Saiz desde Torrelavega (Cantabria).

Potenciar los rasgos

Además, el punto en el que acaban las capas marca el rasgo que se hace destacar, por eso es tan importante utilizarlas para suavizar o potenciar los rasgos del rostro. “Las capas acentúan los ojos y los pómulos, los definen, por eso cortes como el pixie son ideales para rostros con forma de corazón. Los mechones más cortos del flequillo deben llegar a las cejas y las más largas a los rabillos de los ojos. Al peinarlo hacia uno de los lados, disimulamos el mayor volumen de la frente. En las melenas largas las capas deben ser más cortas cerca del rostro y gradualmente ir alargándose. Para este tipo de rostro lo ideal son transiciones entre capas suaves, nada de cortes bruscos”, asegura Rafael Bueno de Rafael Bueno Peluqueros desde Málaga.

Corte a capas individualizado

Las capas son las que definen el modo en que un corte se adapta a la forma de un rostro. “Las caras redondas deben optar por capas cuadradas y viceversa, las redondas por cuadradas para compensar el exceso y el defecto. A los rostros redondos les faltan rasgos que destaquen y los cuadrados los tienen demasiado marcados. La idea es aproximarse a un rostro ovalado, el ideal, y los desfilados nos permiten jugar con los contornos para acercarnos a él. En los cuadrados, añadiremos capas ligeramente más cortas alrededor de la frente para contonearlo y redondearlo”, añade Felicitas Ordás de Felicitas Hair desde Mataró (Barcelona).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Suscríbete a la Newsletter

Inscríbete y sigue las últimas noticias al día

Busca

35,147FansMe gusta
273,116SeguidoresSeguir
7,028SeguidoresSeguir
2,750SeguidoresSeguir