top news

Formación

Hidratación: todo lo que tienes que saber para presumir de una melena sana, brillante y bonita

Miércoles, 01 Abril 2020 13:13

La marca Termix explica todo sobre la hidratación capilar y nos da las soluciones para que el cabello se mantenga hidratado, brillante y saludable.

La humedad es la base para un cabello sano

El 70% del cabello está formado por agua. A su composición le siguen el 28% de proteínas, donde destaca la queratina, y el 2% de lípidos. Y como la mayor parte del cabello es agua, esta misma será la base para mantener un cabello saludable.

Igual que la piel, el cabello puede resecarse. Y aunque no notemos esa sensación de tirantez a través de la que la piel nos informa que debemos aplicar nuestra crema nutritiva, el cabello tiene su propia forma de transmitirnos un SOS. Sí, los cabellos deshidratados nos devolverán su imagen menos brillante, más apagada y serán ásperos al tacto. Además, nos enfrentamos al eterno enemigo del alisado: el encrespamiento.

¿Qué lleva a un cabello a perder su hidratación?

Exceso de químicas: Tintes, mechas, decoloraciones. Nos desvivimos por mantenernos al día de las nuevas tendencias en coloración. Y ello pasa factura. La cutícula, tras el tinte, se resiente y el cabello acaba por mostrarse más áspero, mate y se electrifica con mucha facilidad. Esto, como ya hemos comprobado, se traduce en la pérdida de la humectación natural del cabello.

Agentes externos: El agua clorada de las piscinas, la sal del mar o el frío en invierno... Muchos son los agentes externos que pueden afectar al cabello y llevarlo a un estado de deshidratación.

Malos hábitos de cuidado y peinado: Cepillar el cabello es un gesto que realizamos a menudo, siendo el epicentro de nuestra Hair Routine. Pero a veces repetimos vicios que, sin darnos cuenta, son el detonante de un cabello apagado y sin brillo. Por un lado, al desenredarlo lo más importante será hacerlo con un cepillo que se adapte, no solo a nuestro tipo de cabello, sino también al momento. Por ejemplo, se puede usar el cepillo de fibras de jabalí para cepillar el cabello en seco y la raqueta profesional Termix para cepillar el cabello en húmedo y activar el riego sanguíneo.

El calor seco: Una de las principales fuentes de deshidratación del cabello. El uso diario de secadores, planchas, rizadores... pueden provocar que el cabello pierda esa hidratación que lo convierte en una melena brillante. Por ello es muy importante regular la temperatura de estas fuentes de calor a nuestro tipo de cabello y, aunque parezca que tardamos más en conseguir resultados, lo cierto es que es la mejor medida de prevención contra la deshidratación. Además de esto, es necesario utilizar un protector térmico antes de la aplicación de fuentes de calor exógenas para moldear el cabello. El protector térmico Shieldy de Style.Me es una solución ideal para lidiar contra esta amenaza, ya que crea una barrera invisible que protege el cabello de las altas temperaturas. Además, este spray incluye extracto de aceite de argán que aporta un extra de nutrición. 

¿Cómo identificar si un cabello está deshidratado?

Uno de los principales indicadores de un cabello deshidratado es la porosidad que este presenta. A mayor porosidad, más deshidratación. Pero... ¿cómo podemos saber en qué estado se encuentra un cabello?

– Toca el cabello –totalmente seco– desde la punta a la raíz. Si la cutícula está rugosa, el cabello estará pidiendo a gritos un extra de hidratación.

– Una de las pruebas más convincentes es la del vaso. ¿Cómo se hace? Deposita un cabello en un vaso lleno de agua y déjalo así durante 3 minutos. Si este se hunde, significará que ha absorbido más agua y que, por tanto, está sediento de hidratación.

¿Cómo puede recuperar la hidratación el cabello?

Si cualquiera de los dos tests ha dado positivo... ¡no desesperes! Existen muchas formas de que el cabello recupere su hidratación natural:

Cuidar los hábitos e hidratar con asiduidad

Lo más importante, pese que a veces lo pasemos por alto, es permanecer hidratados en todo momento. Sí, nos referimos a beber constantemente agua para no perder los niveles de hidratación base. Lo más recomendable es ingerir agua hasta eliminar la sensación de sed, unos 8 vasos de agua al día aproximadamente.

No lavar todos los días el cabello

Al lavar el cabello todos los días y, sobre todo, si este es seco, podemos someter al cuero cabelludo a tensiones, irritándolo y llegando a dañar el ph del mismo. Pero, ¿cada cuánto hay que el cabello? Todo depende de dos factores: del tipo de cabello que tengamos, es decir, si este es seco o graso y, por otro lado, del champú que utilicemos. A cabello más graso, más frecuencia de lavado y, en cuanto al champú, será aconsejable utilizar el que más nutrientes aporte. La forma de lavarlo también es importante. Debemos centrarnos en eliminar la suciedad del cuero cabelludo y nunca frotar el cabello sobre sí mismo para no abrir la cutícula. Por otro lado, una vez por semana, deberíamos aportarle a la melena un extra de hidratación con una mascarilla intensiva.

Cuidar la rutina de secado

Como ya hemos visto, el calor seco es uno de los enemigos públicos del cabello en lo que a hidratación se refiere. Es por ello que debemos vigilar la rutina de secado y prestarle la máxima atención. Primero, deberemos eliminar la humedad con una toalla de microfibra. Para ello, utilizaremos la toalla a leves toques sin frotar, para evitar producir el efecto “escama de pescado”.

Antes de utilizar el secador, utilizaremos un protector térmico como el Shieldy de Style.Me para evitar el impacto directo de las altas temperaturas en el cabello. Acto seguido, si queremos realizar un brushing, será indispensable que dejemos el cabello un 80% seco para no sobresaturarlo y empezar a moldearlo. Elegir el cepilloque más se adapta al tipo de cabello será una de las claves principales para preservar la salud del mismo. La gama de cepillos Evolution se adapta a estas necesidades. Sus fibras están pensadas para no tensionar el cabello, consiguiendo un sellado perfecto de la cutícula y mucho más brillo.

Utilizar productos que añadan ese extra de hidratación

Reforzar es imprescindible. Añade a la rutina de cabello un extra de hidratación con productos que le aporten nutrientes y brillo. Una buena opción es el Revive Oil de Style.Me, un aceite enriquecido con quinoa y orquídea para una nutrición en profundidad y que proporciona más cuerpo al cabello, pero no más peso.

Sellar la cutícula

Por último, podemos colaborar a que el cabello limite su porosidad –recordemos, principal motivo de la deshidratación– con sérums que ayuden a sellar la cutícula. Un aliado indispensable sería el cristal líquido de style.Me, enriquecido con almendras dulces, perfecto para aplicar de medios a puntas para limitar el encrespamiento y evitar las temidas puntas abiertas.

 

Temas relacionados (por etiqueta)

Copyright © 2012 | All rights reserved • Edizioni Esav s.r.l. | P.iva 05215180018 | email:info@estetica.it | Privacy Policy login | Powered by coolshop

popup - Wisepops - script

Cookies - ES